¿Lo sabías?

La fibra de lino es una fibra 100% natural perteneciente a la familia de las lináceas.

Su uso es uno de los más antiguos del mundo: parece que un fragmento descubierto en Georgia fue datado de hace 36.000 años. El lino, considerado como un símbolo de luz y de pureza, se usaba en Egipto para la momificación. Más adelante sirvió para la confección de ropa, cuerdas y velas de barco.

Se obtiene la fibre de un cultivo que no requiere ni abonos, ni pesticidas, ni riego: de hecho, basta con la lluvia! La extracción de la fibra de la planta para obtener el hilo se efectúa gracias a procesos naturales.

Campos de lino - Miss-Terre - accesorios de moda en materiales naturales

El cultivo del lino es muy delicado y corto: de hecho la planta alcanza su tamaño adulto en apenas 3 meses. Después de la floración (las flores son efímeras, sólo viven unas horas), se arrancan las plantas y se colocan en hozadas en el suelo. El enriamiento consiste en dejar las plantas macerar, impregnándose del rocío, de la lluvia y de la humedad del suelo, y luego secándose en el sol: provoca la separación de las fibras entre ellas y permite que luego se vayan recuperando las fibras más leñosas para hilarlas y tejarlas.

El lino tiene virtudes hipoalergénicas : este material natural es sano e idónea para el contacto directo con la piel, ya que no provoca ninguna irritación. Dotada de una gran capacidad de absorción (20%), el lino no obstante seca muy rápido, permitiendo así eliminar fácil y naturalmente el sudor de la piel. Gracias a su poder termorregulador, el lino aporta una sensación de frescor en verano y conserva el calor en invierno.